La Conquista de la Buena Tierra

Entrar en la buena tierra de Canaán, conquistarla, distribuirla y poseerla, es el contenido del libro de Josué, que estudiaremos en este libro. ¿Qué tiene esto que ver con nosotros?

        Sabemos que Dios creo al hombre con el propósito de que lo sirviera constantemente, estando en Su presencia. Cuando Dios creo al hombre lo puso en el huerto de Edén y le ordeno que lo labrara y lo guardara. Ala vez, el hombre podía disfrutar de  todo lo que había en este huerto, especialmente del árbol de la vida.

        De la misma forma, el pueblo de Israel fue introducido en la buena tierra de Canaán para servir al Señor. Simultáneamente, estaba a disposición de ellos el disfrute de todas las riquezas de la tierra. El servicio al Señor es una consecuencia espontanea de disfrutar de sus riquezas. Este es el propósito por el cual Dios se ha empeñado tanto: Tener un pueblo que Lo sirva y al mismo tiempo Lo exprese y Lo represente, en unidad, aquí en la tierra.

        Esta publicación contiene un estudio detallado del libro de Josué, que revela lo que simboliza la buena tierra que los hijos de Israel conquistaron y poseyeron como herencia perpetua. Entre otras cosas, habla del liderazgo firme y ejemplar de Josué durante las batallas; de la hermosura de la estrategia para la toma de Jericó; de la derrota inicial que sufrieron en Hai, y después, el gran cambio para obtener la victoria sobre aquella ciudad.

        Son múltiples las situaciones vividas por el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento que nos proporcionan extraordinarias lecciones para nosotros hoy.

        La actitud de Caleb, desde que fue enviado para espiar la tierra hasta la posesión de la herencia, constituye también un gran ejemplo para quienes desean servir a Dios con perseverancia. En fin, existe una serie de casos interesantes que vale la pena examinar. Realice un paseo a través de las páginas de este libro, con un corazón sincero de búsqueda del Señor, y su visión espiritual aumentara.

        ¡Lea, disfrute, practique y divulgue!